Cultura

El chileno Patricio Guzmán gana el premio en Cannes al mejor documental

El chileno Patricio Guzmán gana el premio en Cannes al mejor documental

El cineasta chileno Patricio Guzmán ganó este sábado el Premio "L"oeil d"Or" al mejor documental por "La cordillera de los sueños", proyectado fuera de competición en el Festival de Cannes.

El director aborda en esa cinta el Chile de su infancia y el actual, con el foco puesto también en los años de la dictadura militar, y cierra una trilogía que inició con "Nostalgia de la luz" (2010) y continuó con "El botón de nácar" (2015).

Compartió el premio "ex aequo" con el documental "For Sama", en el que la siria Waad al-Kateab y el británico Edward Watts sumergen al espectador en la realidad cotidiana del conflicto sirio, gracias a las grabaciones que hizo la primera antes de abandonar su país.

El goteo de premios que precede al palmarés de la ceremonia oficial de Cannes también recompensó este sábado a la película francesa "Les misérables", de Ladj Ly, por sus valores humanistas y por la potencia de su mensaje, que denuncia crudamente las condiciones en las que se vive en muchos suburbios de París.

La cinta, en competición por la Palma de Oro, "describe una urgencia social a partir de la realidad de una periferia parisina", indicó el Premio de la Ciudadanía, cuyo jurado estuvo presidido por el cineasta israelí Amos Gitai.

Este galardón, según sus promotores, celebra el compromiso de un director "en favor de los valores ciudadanos" y apuesta por "una obra de calidad artística de primer plano que exalte las virtudes de la riqueza humana, individual y colectiva".

"Les misérables" también obtuvo la mención especial del Premio de los Cines de Arte y Ensayo, organizado por la Asociación Francesa de Cines de Arte y Ensayo, cuyas salas, 1.200 en Francia, se comprometen a programar el filme distinguido.

La principal recompensa de ese último premio fue para "Parasite", en la que el surcoreano Bong Joon-Ho carga con dureza contra el capitalismo que domina el mundo actual y saca a relucir los instintos más bajos del ser humano. EFE