Cultura

Sheila Hicks se "reencuentra" en Chile con su raíces precolombinas

Sheila Hicks se

La artista textil estadounidense Sheila Hicks inauguró este miércoles en Santiago su muestra "Reencuentro", un viaje por las influencias precolombinas que marcaron el comienzo de su carrera y que han seguido vivas en su cosmología artística a lo largo de los años, donde Chile ocupa un papel principal.

Hicks (Nebraska, 1934) es considerada la mayor exponente del arte textil a nivel internacional gracias a un trabajo que bebe de la conversación entre el arte indígena americano y lo contemporáneo, un enfoque en el que pasado y futuro se entremezclan.

"Siempre que expongo por el mundo le digo a la gente que tienen que conocer la cultura precolombina del altiplano de Suramérica. Porque ellos tenían una inteligencia superior para saber cómo cruzar hilos, combinar ideas, encontrar un sentido y hacerlo funcionar", explicó la artista a los medios.

Tanto es así que la estadounidense comenzó su andadura artística en la década de los cincuenta después de visitar por primera vez Chile, como parte de un viaje de investigación que la llevó a recorrer desde Venezuela hasta la Tierra del Fuego.

Allí, en lo que Hicks considera "el inicio de un poema que nunca terminó", quedó impregnada por las técnicas textiles y la cosmología de sus habitantes, un aprendizaje que ahora trata de devolver a chile con la muestra que será exhibida a partir del próximo viernes en el Museo de Arte Precolombino de Santiago.

"Tocar algo concreto con las manos, hacer un nudo con un hilo y ofrecerlo como regalo a mi vecino. Esto es más profundo e interesante, es una contribución a la idea de cohabitar juntos este planeta hoy día, tranquilamente, de una manera constructiva", precisó Hicks en declaraciones a Efe.

Para ello, continuó, no es necesario "destruir tejidos", sino el "mejorarlos, reciclarlos e incluso hacerlos parte del upcycling", un movimiento que busca aprovechar los materiales reciclables para crear productos que tienen un mayor valor que el que tenían originalmente.

"Gracias a estos procesos podemos coleccionar todos los tejidos del mundo y dar a los demás lo que necesitan. Esto tiene un inmenso valor y yo estoy buscando dedicarme a cosas que tengan valor. No siendo diva o artista, sino buscando cosas concretas que son una contribución a la humanidad", concluyó Hicks.

Para ello, "Reencuentro" se divide en cuatro estadios, todos complementarios, en los que se busca "mostrar la vida de la historia textil", explicó a Efe la curadora de la muestra, Carolina Arévalo.

"Partimos de la unidad mínima, el hilo, ya que este se puede considerar como la línea. Luego al plano, porque este se construye a través de la superposición de líneas. Y por último a lo escultural, a las tres dimensiones", detalló Arévalo.

Un enfoque de lo micro a lo macro que está marcado por la cualidad cinestésica de su obra, "en el sentido que es visual y táctil a la vez", continuó la curadora, lo que la dota de una "experiencia estética muy rica".

La propia artista fue más allá y concluyó su presentación indicando que "en la historia griega está escrita la idea de que no debemos creer a los pintores o a los artistas, sino a los tejedores. Porque ellos son capaces de cruzar los hilos en una manera que busca tener una sociedad bien equilibrada, compatible, en la que todos van en la misma dirección, progresando juntos". EFE

YS

Lo Último