Salud

La dependencia a la tecnología puede agravar el rendimiento académico en los niños

La dependencia a la tecnología puede agravar el rendimiento académico en los niños

Insertar videojuegos en las rutinas infantiles puede generar “tecnofilia”, una afición a los aparatos tecnológicos que está siendo evaluada por especialistas para introducirla en el Manual de Trastornos Mentales debido a la ansiedad o frustración que produce no estar en contacto con ella.

Los niños que durante las vacaciones escolares no logran asistir a campamentos o viajes de esparcimiento tienen mayor tendencia a crear un elevado grado de dependencia a la tecnología. El 65% de los niños que asisten al Centro Terapias del Desarrollo en Caracas tiene un dispositivo electrónico en el bolso, porcentaje de pacientes que tiene mayor tendencia a padecer de esta adicción que, según la Organización Mundial de la Salud y la Sociedad Internacional de Neuropsicología, es la enfermedad del Siglo XXI y ya está cobrando víctimas: En 2012, cinco personas murieron por pasar hasta tres días en línea sin comer ni dormir; tres de ellas, jóvenes asiáticos eran menores de 20 años de edad.

El alto porcentaje de niños con dispositivos es lo que ha llamado la atención de Rusdeiba Agelvis, directora del centro y especialista en Trastornos del Desarrollo, para poner el tema sobre la mesa, pues la tecnofilia puede convertirse en una obsesión, sobre todo en los pre-adolescentes, y genera distintos problemas. Un niño con autismo al que no le sea restringido el uso de la tecnología desarrollará una marcada tecnofilia por su rigidez de pensamiento y el orden con sus rutinas. Si en algún momento no tiene conexión a internet, puede sufrir una crisis y auto-lesionarse ante una falla de electricidad. Un niño con o sin condición especial siente alto nivel de frustración si no puede comprar un nuevo producto que lo equipare al que utilizan sus compañeros, lo cual incrementa su nivel de ansiedad. Si un niño tiene TDAH o impulsividad elevada, se mostrará más ansioso si su computador deja de funcionar.


Algunas de las características y consecuencias que pueden ayudar a identificar la tecnofilia son:

1. Quienes padecen tecnofilia experimentan sensaciones similares a las que enfrentan los adictos de otra índole.

2. Las rabietas y niveles de irritabilidad frecuentes y persistentes en los niños que se ven forzados a permanecer alejados de sus dispositivos tecnológicos.

3. Los niños que se inician en terapias por fallas en el coloreado y pre-escritura así como otras áreas de la motricidad fina resultan ser “expertos” en uso de tabletas para armar rompecabezas deslizando únicamente su dedo índice sin activar en sus cerebros habilidades viso-constructivas, lo que ocasiona un retraso en los procesos de coordinación del niño, pues jamás un rompecabezas en una tableta podrá activar las mismas redes cerebrales que el material concreto de un rompecabezas de madera, tacos, legos, entre otros.

4. Las funciones cerebrales superiores como atención y memoria, se ven afectadas por el nivel de estrés que tienen los niños por pasar de “mundos y/o niveles” en los diferentes juegos, aumentando la atención y audición selectiva: “El niño solo atiende y voltea al llamado cuando le interesa”.

5. Compulsión por mantenerse en línea, verificando constantemente tiempos de conexión, evitando el tiempo de relajación necesario en su hogar o en cualquier contexto.

6. No pueden mantenerse sentados sin estar cerca de la computadora.

7. La apertura a la comunicación con sus familiares directos se cierra.

8. La modulación y el desempeño conductual ya no es controlada por el niño sino que gira en torno a la repetición del hábito en cuestión: Jugar, visitar páginas, descargar actualizaciones a sus diferentes dispositivos y en todos los contextos. Por ejemplo, en las fiestas infantiles ya no existen los circuitos motores, resolución de problemas con juegos didácticos, o de adivinanzas; los han ido sustituyendo los espacios de videojuegos donde pasan gran parte de la fiesta.

9. El uso de tecnologías se convierte en el tema principal de los niños, descuidando las funciones escolares, no asisten a la biblioteca, deterioran su higiene y salud física a raíz de la inversión de energía y el tiempo invertido en el uso de Internet.

10. Utilizar emoticones para comunicarse hace que los niños pierdan habilidades de narración, que omitan detalles en una lectura, grandes fallas en la comprensión lectora por la velocidad y poco uso de frases completas para comunicarse. Sin incluir aquellos con retardo en el lenguaje cuya condición empeora con el uso de emoticones.

11. La tecnofilia implica gastar mucho dinero en dispositivos electrónicos solamente por el placer de contar con el equipo más actualizado. En ocasiones una compra de equipo podría sacrificar salidas a parques, y/o mensualidades de clases deportivas o de recreación, como por ejemplo la natación: uno de los deportes más completos para el neurodesarrollo del niño.


Recomendaciones generales para evitar la tecnofilia:

· No iniciar al niño en ningún tipo de pantalla antes de los dos años.

· Evitar usar dispositivos electrónicos para calmar al niño. Solo hacerlo en caso de emergencia, durante altas horas de espera, entre otras ocasiones que lo ameriten.

· No utilizar el ordenador, televisor, tableta o incluso celulares antes de ir a dormir. El brillo de la pantalla confunde a nuestro cerebro pensando que no es hora de descansar y puede generar alteración de la melatonina que es la hormona que promueve el estado de sueño.

· Establecer horarios y límites específicos para ordenadores y móviles.

· No instalar ordenadores en el cuarto del niño. Mejor tenerlo en un lugar común de la casa, pues existe alto índice de accidentes por electrocutamiento.

· Hablar con el niño para hacerle ver los peligros que tienen introducir los datos personales en páginas web y redes sociales.

· Hacerle ver que, de la misma manera que en la calle se desconfía de los extraños, en las redes sociales no se pueden proporcionar datos personales ni compartir fotografías con personas que no conoce. Es de alto riesgo para niños que desean conocer el cyber romance.

· Utilizar un software de control parental con claves.

· Hacerles ver a los niños que la tecnología facilita la información y comunicación con los demás, pero no es indispensable o una prioridad en sus vidas. NP

YS