Salud

La inteligencia artificial, nueva aliada de la medicina en China

La inteligencia artificial, nueva aliada de la medicina en China

Precisar diagnósticos, facilitar consultas con especialistas o realizar pruebas médicas en zonas remotas de la China rural son algunas de las ventajas que están llegando a la medicina gracias a la inteligencia artificial y su capacidad de "replicar" los cerebros de los médicos.

"Una de nuestras metas es ayudar a que los doctores más jóvenes sean capaces de ser considerados médicos expertos gracias a máquinas que reproducen el cerebro de los veteranos", cuenta a Efe la vicepresidenta de la plataforma We Doctor, Cheng Yi.

Máquinas que conectan a pacientes con doctores, a médicos generalistas con especialistas, y que realizan pruebas médicas como ultrasonidos, resonancias magnéticas o tomografías con la inteligencia de datos integrada.

"Las mejores oportunidades de la inteligencia artificial están en el sector de la salud y están en China, ya que tenemos más de dos millones de médicos y millones de datos de pacientes que analizar y contrastar", apunta a Efe la portavoz de esta plataforma, que surgió hace casi una década y en la que han invertido empresas tan potentes como el gigante tecnológico Tencent.

En un país con casi 1.400 millones de personas, la inteligencia artificial busca paliar problemas como la falta de profesionales experimentados, los hospitales sobrecargados y con falta de fondos o las largas listas de espera para pruebas médicas o consultas con especialistas.

"El número de pacientes que se atienden en esta clínica local se ha doblado gracias al sistema de diagnóstico: nuestro robot de ultrasonidos", cuenta a Efe Hu Hairong, directora general de Demetics Medical Technology, otra compañía del sector.

En una visita a un hospital público de la ciudad de Hangzhou (en este del país) donde opera este robot, Hu explica que estas máquinas son especialmente útiles en los hospitales locales, donde apenas hay especialistas.

"Nuestro sistema es para ayudar a los doctores, nunca para reemplazarlos: para darles más confianza a la hora de obtener resultados. Si sus apreciaciones coinciden con el diagnóstico de la máquina, les da confianza, y si no, les hace cuestionarse y comparar sus opiniones con las de especialistas, a quienes pueden contactar a través de una videollamada y quienes reciben también los resultados", añade.

La máquina es además mucho más certero que un humano ya que, asegura, "tiene un 85 por ciento de precisión para saber si un tumor es maligno o benigno, cuando el intervalo de los doctores es de entre el 60 y el 70 por ciento".

EFE / MV