Salud

Mantener tu peso es posible con esta dieta

Mantener tu peso es posible con esta dieta

Para que el esfuerzo de bajar de peso valga la pena, debemos evitar el efecto rebote a toda costa. Para eso existe la dieta de mantenimiento, descubre en qué consiste y cómo conservar tu figura

Adelgazar es hacer que el organismo haga más con menos, es decir, que con menor cantidad de comida obtenga la energía necesaria para hacer más actividad física que antes.

Esto causa un descontrol que se compensa utilizando el combustible de reserva: la grasa.

Sin embargo, llegar a tu peso ideal no es el final del camino, ya que todavía falta vencer el que para muchos es el reto más difícil, el efecto rebote, es decir, que el cuerpo no vuelva a ganar el peso que tenía.

El secreto de lograr y mantener tu talla no está en comer menos, sino consumir los alimentos precisos.


Dieta de mantenimiento

Si bien puede ser menos estricta que las dietas para bajar de peso, debe ser igualmente saludable.

Lo mejor es seguir una dieta personalizada indicada por un nutriólogo, pero en la gran mayoría de los casos, los platillos incluirán:

Verduras y frutas naturales frescas enteras y sin cocinar (mientras mayor sea la variedad, mejor).

Cereales integrales.

Carnes magras azadas (como pollo, pescado y ternera).

Brotes y germinados.

Leguminosas.


Consejos para evitar el rebote

Ahora que sabes qué comer, lo importante es saber cómo hacerlo. La Sociedad Americana de Nutrición recomienda:

Definir tus horarios de comida y respetarlos.

Planear al menos un día antes todas las comidas.

Tomar dos litros de agua al día.

Aumentar las porciones de los alimentos permitidos cuando la actividad física (que jamás debes de abandonar) te hace sentir más hambre.

Buscar ayuda psicológica en caso de estrés, ansiedad o tristeza.

Evitar las dietas exprés o extremas.


"Efecto yo-yo", ¿por qué va y viene el peso?

Cuando tu cerebro manda la señal de quemar grasa acumulada es para evitar que el cuerpo se quede sin energía para vivir y hacer sus funciones.

Lo malo es que el organismo lo detecta como un periodo de hambre, por tanto hará lo posible para absorber y almacenar grasas.

Por ello, interrumpir la dieta, regresar a tus antiguos hábitos alimenticios o detener la actividad física no sólo hará que tengas kilos de más, sino que volverá más difícil bajar de peso en un futuro.

No olvides consultar la sección especial de Salud

saludymedicinas