Tecnología

Comienza la peregrinación a La Meca con casi 2 millones de fieles musulmanes

Comienza la peregrinación a La Meca con casi 2 millones de fieles musulmanes

Bajo un sol abrasador y con múltiples tecnologías para combatir el calor, casi dos millones de musulmanes se han reunido en la ciudad santa de La Meca, en el oeste de Arabia Saudí, para cumplir con uno de los pilares del islam: la peregrinación.

En el primer día de los cinco que dura este ritual que sigue el camino que el profeta Mahoma realizó hace unos 1.400 años, según la tradición musulmana, los fieles se reúnen en la Gran Mezquita de La Meca para dar siete vueltas en torno a la Kaaba.

La Kaaba es una edificación cúbica recubierta con un paño negro, que tiene incrustado en uno de sus vértices la Piedra Negra, considerada por los musulmanes como un pedazo desgajado del Paraíso.

A la espera de las cifras definitivas, el Ministerio de Peregrinación saudí ha indicado que hasta el momento tienen registradas a 1.860.000 personas que han viajado a Arabia Saudí para la peregrinación, que todo musulmán debe realizar una vez en la vida a no ser que sus condiciones físicas o económicas no se lo permitan.

La Autoridad General de Estadísticas saudí cifra en 213.455 los peregrinos saudíes que han acudido a La Meca desde el interior del reino.

Muchos de esos fieles, con togas si son hombres y cubiertas si son mujeres, deciden fotografiarse y documentar este camino sagrado que empieza en La Meca, aunque algunos pasan antes por la ciudad de Medina, donde el profeta está enterrado.

Instagram, Snapchat o Twitter son algunas de las redes favoritas para mostrarlo a sus seguidores bajo la etiqueta de #Hajj2019.

Uno de los que se ha apuntado a mostrar este ritual es el exprimer ministro iraquí Haider al Abadi, que ha publicado fotografías en la Gran Mezquita de La Meca en un momento en el que esa urbe sagrada vive temperaturas máximas de 40 grados con una humedad del 75%, según publica la agencia estatal SPA.

Para combatir este calor, Arabia Saudí ha apuntado todo tipo de tecnologías, como una nipona para este año que consiste en pintar las carreteras que promete rebajar en 20 grados la sensación térmica.

Los rituales de hoy se denominan "Al Taruia" y, tras pasar la noche en Mina, los peregrinos se dirigirán mañana al monte Arafat, a unos 20 kilómetros al este de la primera localidad y lugar en el que se lleva a cabo el rito más destacado del hach (peregrinación).

Según la tradición musulmana, el profeta Mahoma pronunció su último sermón en ese monte, donde los peregrinos hacen el "uquf", que literalmente significa levantarse o estar de pie, y permanecen en ese lugar hasta el atardecer de mañana.

El hach supone todo un reto para las autoridades saudíes, que han reforzado las medidas de seguridad y sanitarias con el fin de evitar que ocurran incidentes, como la estampida de 2015, en la que, según datos recabados por distintos países, murieron cerca de 2.000 peregrinos.

Hoy, el portavoz de del Departamento de Tráfico saudí, Sami al Shuraikh, dijo que las autoridades confiscaron 256 oficinas falsas en diferentes partes del reino que estaban otorgando permisos falsos para el hach, y han deportado a unas 16.000 personas.

Cada año, las autoridades saudíes imponen múltiples sanciones contra los transportistas de peregrinos que entran sin un permiso para acudir a la peregrinación, dado que la entrada a la ciudad sagrada es limitada a un número dependiendo del país de origen.

Por su parte, Mohammed al Abdulali, portavoz del Ministerio de Salud, dijo que "el estado de salud de los peregrinos es estable y hasta el momento no ha registrado ningún caso epidémico", y explicó que hay "un plan para los peregrinos enfermos con dificultades de movilidad, bajo protocolos médicos especiales para permitirles estar de pie en el Monte Arafat y asegurar el cumplimiento de su hach".

Aseveró que el Ministerio de Salud ha recibido a más de 20.000 peregrinos por casos de urgencia y 103.000 en clínicas.

Las autoridades saudíes también han presentado a un robot que facilita consultas médicas a distancia en todo el reino para casos de emergencia o crónicos a través de videoconferencia. EFE

RA