Tecnología

Denuncias de corrupción siguen salpicando al expresidente Porfirio Lobo

Denuncias de corrupción siguen salpicando al expresidente Porfirio Lobo

Las denuncias oficiales de corrupción siguen salpicando al expresidente hondureño Porfirio Lobo (2010-2014), a quien el fantasma de la cárcel pareciera rondarle cada vez más, aunque él sostiene que son falsas las acusaciones en su contra y que está "listo" si le tocara ir a prisión.

La última denuncia que ha salpicado a Lobo, sin que se haya presentado un requerimiento fiscal en su contra, la hizo el viernes la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción del Ministerio Público de Honduras (UFECIC-MP).

En la investigación la UFECIC-MP ha contado con el respaldo de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras, que depende de la Organización de los Estados Americanos (MACCIH-OEA).

Por el mismo caso, denominado "Narcopolítica", se ha presentado requerimiento fiscal contra doce personas, entre ellas el exministro de Obras Públicas en la Administración de Porfirio Lobo (2010-2014) Miguel Pastor, quien además ha sido alcalde de Tegucigalpa.

Según la denuncia, la investigación surgió a partir de la declaración de Devís Leonel Rivera, del cartel narcotraficante "Los Cachiros", hecha en 2017 ante un juez de EE.UU., donde enfrenta juicio por narcotráfico, en la que manifestó que en el 2009 entró en contacto con el candidato presidencial del Partido Nacional, Porfirio Lobo, a quien le dio dinero para su campaña electoral.

Lobo ha calificado de "circo" la denuncia de la UFECIC-MP y la MACCIH-OEA, además de reiterar que no es nueva y que la investigación la han tomado a partir de Devís Leonel Rivera, de quien señaló que es un "delincuente" que lo está implicando para buscar que le reduzcan la pena por narcotráfico en Estados Unidos.

Además, el expresidente, quien cada vez deja más sombras que luces en las acusaciones de presunta corrupción en su contra, reiteró el viernes que "hay un pacto de impunidad entre Luis Almagro (secretario general de la OEA) y Juan Orlando Hernández", presidente del país, para que presuntos actos de corrupción en el presente gobierno no sean investigados.

Según Lobo, la MACCIH-OEA está centrando las investigaciones sobre corrupción solamente en su mandato, y ya es tiempo que la Misión, cuyo vocero es el brasileño Luiz Guimarães Marrey, presente al menos "un caso de la mega corrupción de este gobierno", el de Juan Orlando Hernández, cuyo primer mandato inició en enero de 2014.

Lobo también está viviendo en carne propia el encarcelamiento, desde el 28 de enero de 2018, de su esposa, Rosa Elena Bonilla, por presunta corrupción cuando fue primera dama, en el mandato de su esposo, en un caso denominado por la UFECIC-MP como "La caja chica de la dama".

Sobre el caso de su esposa, Lobo también dice que ella es inocente, pero que la acusación es parte del mismo "circo para tapar la mega corrupción" que según él, impera en el gobierno que preside Juan Orlando Hernández, su correligionario, con quien fue compañero diputado ante el Parlamento por el gobernante Partido Nacional.

Además, Fabio Lobo, un hijo del expresidente, guarda prisión desde 2015 en Estados Unidos, donde enfrenta juicio por narcotráfico, sobre lo que en su momento dijo que "cada quien es responsable de sus actos" y que "nadie está por encima de la ley", aunque lamentaba lo que le ocurría.

"Esto que dice el señor Guimarães lo desmiento totalmente", dijo Lobo el viernes sobre la denuncia de la UFECIC-MP y la MACCIH-OEA, recalcando que "nunca he recibido ningún dinero de delincuentes, ni tenido reunión particular con ellos", el cartel de "Los Cachiros".

Hasta ahora la UFECIC-MP no ha presentado ningún requerimiento judicial contra Porfirio Lobo, pero algunos sectores del país no descartan esa posibilidad porque cada vez son más las denuncias de presunta corrupción contra el exmandatario, un productor agrícola y ganadero que además ha sido presidente del Parlamento hondureño.

Al respecto, el vocero de la MACCIH-OEA dijo el viernes que algunos pudieron pensar que en el caso "Narcopolítica" se estaría presentando requerimiento fiscal contra Lobo, pero que "el Ministerio Público hizo una decisión de investigarlo en otra línea de investigación más amplia".

El primer vocero que tuvo la MACCIH-OEA, el peruano Juan Jiménez, quien estuvo un año al frente de la Misión, de la que renunció por diferencias con Luis Almagro, dejó una línea abierta para una eventual investigación a Porfirio Lobo, en EE.UU., luego de que Devís Leonel Rivera lo implicara en presuntos actos de corrupción.

El caso "Narcopolítica" es el número doce abierto por la UFECI-MP y la MACCIH-OEA, que se instaló en Tegucigalpa en abril de 2016, luego de un acuerdo entre el Gobierno de Honduras y el organismo continental, suscrito en enero de ese año.

La corrupción es uno de los flagelos que sufre Honduras, un país de nueve millones de habitantes, de los que más del 60 por ciento son pobres, además de víctimas de los altos niveles de corruptela a lo largo de su historia.

Luiz Guimarães Marrey, de quien Porfirio Lobo asegura que "miente", cesará en la MACCIH-OEA en junio, después de un año al frente de la Misión, pero ha advertido que mientras llega ese momento, seguirá trabajando contra la corrupción en el país.

La MACCIH-OEA lleva tres años en Honduras, entre el respaldo de varios sectores que desean que siga con su misión y los que están en contra de ella, entre los que figuran personajes salpicados por la corrupción. EFE