Tecnología

EEUU, Reino Unido, A Saudí y EAU condenan el ataque hutí contra un aeropuerto saudí

EEUU, Reino Unido, A Saudí y EAU condenan el ataque hutí contra un aeropuerto saudí

EE.UU., Reino Unido, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) condenaron este lunes el ataque supuestamente lanzado por los rebeldes chiíes hutíes del Yemen, respaldados por Irán, contra el aeropuerto internacional de Abha, en el sur de Arabia Saudí.

En una declaración conjunta, las cuatro naciones condenaron el ataque contra el aeropuerto, que el 12 de junio dejó 26 muertos, y observaron con "preocupación la reciente escalada de ataques por parte de los hutíes en Arabia Saudí con misiles fabricados y facilitados por Irán".

Los rebeldes hutíes han aumentado sus operaciones en territorio saudí, especialmente con drones, en medio de un repunte de la tensión en el golfo Pérsico entre Irán y EE.UU.

De hecho, Arabia Saudí ha sido objetivo de ataques por parte de los hutíes desde que dio comienzo en marzo de 2015 a una intervención militar en el Yemen contra los insurgentes, a los que acusa de ser un instrumento de Teherán en el país árabe.

De manera muy significativa, la declaración conjunta de EE.UU., Reino Unido, Arabia Saudí y los Emiratos está dirigida contra Irán.

Las cuatro naciones aprovecharon para expresar su "preocupación por la escalada de tensiones en la región y los peligros que representa su actividad desestabilizadora de Irán para la paz y la seguridad tanto en el Yemen como en la región".

Al respecto, específicamente, citaron los recientes ataques contra buques cisterna en la zona del estrecho de Ormuz y el golfo de Omán, unas acciones que Washington ha atribuido a Irán.

Las autoridades iraníes han amenazado en varias ocasiones con bloquear el estrecho de Ormuz, un paso entre Irán y Omán en el golfo Pérsico por el que cruza una quinta parte del petróleo mundial.

La tensión entre EE.UU. e Irán se incrementó desde que Washington se retirara el año pasado del acuerdo nuclear con Teherán y las potencias europeas, una decisión que vino acompañada de la reanudación de las sanciones estadounidenses que habían sido levantadas bajo el pacto.

La tensión ha venido alcanzando nuevas cotas desde abril, cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, decidió no renovar las exenciones a ciertos países para la compra de petróleo iraní.

A ello se sumaron el aumento de la presencia militar estadounidense en Oriente Medio y el sabotaje de cuatro petroleros en un puerto emiratí.

El último incidente se produjo el pasado jueves, cuando Irán abatió un avión no tripulado de EE.UU. cuando, según Teherán, entró en su espacio aéreo para tareas de espionaje, aunque el Pentágono ha defendido que el aparato se encontraba en misión de reconocimiento sobre aguas internacionales.

En respuesta, Trump autorizó un ataque selectivo contra Irán este jueves, pero lo frenó en el último momento. EFE

SP