Vida

Delicias de merluza caseras

Delicias de merluza caseras

Conseguir que los niños se aficionen a comer pescado es una de las tareas más complicadas para los padres. Muchas veces gastamos nuestro dinero en productos precocinados, rebozados o empanados para nuestros hijos y no es una buena costumbre ya que no suelen ser muy saludables. Por eso esta receta de delicias de merluza caseras, puede resultar muy útil.

Además, como es un proceso muy sencillo, puede resultarnos muy práctico también para los mayores, porque las delicias o tajadas limpias de pescado resultan muy cómodas para resolver una cena ligera o un segundo plato, acompañadas de una ensalada.

Ingredientes

(Para 4 personas)

• 8 Merluza en rodajas
• Harina de trigo para rebozar
• 2 Huevos para rebozar
• Aceite de oliva virgen extra abundante para freír

Preparación:

Lo primero que vamos a hacer va a ser preparar el pescado. Con un cuchillo afilado, cortamos las rodajas de merluza, en cuatro partes, desechando el hueso central y las pieles. En este momento, aprovechamos para retirar las espinas, que en la merluza, están en los extremos junto a la piel.

De esta forma, obtendremos de cada rodaja cuatro porciones limpias de merluza, que salamos y pasamos por harina y huevo. Otra posibilidad que también resulta muy apreciada por los niños es empanarlas, pasando las delicias por harina, huevo y pan rallado. A continuación, las freímos en una sartén con aceite de oliva virgen extra.

Para que queden bien jugosas por dentro y doradas por fuera, es conveniente esperar a que el aceite esté bien caliente, de forma que con un par de minutos por cada lado, estarán bien hechas y con un bonito color. Estos tiempos están calculados para rodajas de un centímetro y medio de grosor aproximadamente, por lo que en caso de ser más finas, podemos reducir un poco el tiempo de fritura.

Una vez doradas las delicias, las sacamos de la sartén y las depositamos en una fuente cubierta con un papel absorbente de cocina, para retirar el exceso de aceite de fritura. Preparamos una guarnición o ensalada, y las llevamos a la mesa bien calientes.

Por su sencillez y rapidez de preparación, estas delicias de merluza caseras son idóneas para tomar recién hechas, solas o acompañadas de mayonesa, un chorrito de zumo de limón, o sin ningún aditivo ni más acompañamiento que una ensalada de tomate.

Directo al Paladar

RA