Vida

Prepara un delicioso arroz con leche al horno

Prepara un delicioso arroz con leche al horno

El arroz con leche tiene la capacidad de evocar recuerdos nostálgicos, generando sensaciones reconfortantes que nos trasladan a la infancia. Pese a ser un postre hogareño y simple, requiere su técnica y mimo para que salga bien. Pero si no tenemos tiempo o ganas de pasarnos vigilando la olla, esta receta de arroz con leche en el horno es la alternativa perfecta.

Existen variantes de este postre por medio mundo, con ligeras diferencias basadas sobre todo en la textura. Una de sus grandes ventajas es que es fácil adaptarlo a los gustos de cada casa, pues a unos nos gusta más espeso y meloso, y otros lo prefieren más suelto, casi como una sopa dulce.

El tamaño de las raciones de este postre siempre es un poco orientativo, aunque es bastante saciante y preferimos no pecar en exceso al repartir. Hay que recordar a la hora de corregir la textura que al enfriarse siempre espesa más; también depende de cómo nos guste más tomarlo, muy reposado o recién hecho e incluso tibio.

Ingredientes

(Para 6 personas)

• 125 gr de Arroz redondo
• 800 ml de Leche entera con o sin lactosa (aproximadamente)
• 100 gr de Azúcar (o más, al gusto)
• 1 Vainilla
• Piel de ½ limón
• 2 gr de Sal
• Canela molida al gusto

Preparación:

Precalentar el horno a 165ºC. Escoger una cazuela que se pueda introducir en este electrodoméstico, preferiblemente tipo cocotte, de hierro, con tapa, de un diámetro no muy grande. También se puede usar una fuente refractaria de buen fondo.

Cortar en dos la vainilla y practicar un corte longitudinal en cada mitad, para abrirlas sin romperlas. Echar en la cazuela el arroz con el azúcar, la vainilla, un par de trozos de piel de limón -sin la parte blanca-, una pizca de sal y, si se desea, una rama de canela. Mezclar.

Cubrir con 800 ml de leche entera, remover y tapar. Si la cazuela no tiene tapa, cubrir bien con dos capas de papel de aluminio. Introducir en el horno y dejar durante 1 hora. Remover con mucho cuidado de no quemarnos a mitad de la cocción.

Pasados los 60 minutos, destapar, remover un poco y dejar en el horno unos 15-20 minutos más. Añadir un poco más de leche o de agua para corregir la textura si fuera necesario. Dejar reposar unos minutos antes de servir con canela al gusto.

Un arroz con leche tradicional se puede tomar reposado y frío de la nevera, más espeso, con canela molida o con azúcar quemado por encima. También está muy rico acompañado de fruta fresca, compota o mermelada, o una salsa casera de caramelo, incluso con cacao en polvo.

Directo al Paladar

RA