Vida

Prueba esta deliciosa tarta salada de queso ricotta y tomate

Prueba esta deliciosa tarta salada de queso ricotta y tomate

Esta tarta salada de queso ricotta y tomate es una maravilla que de seguro te enganchará por muchas razones. Es fácil y rápida de preparar, no requiere de ingredientes extraños, ni de artilugios imposibles y nos permite saborear a lo grande los tomates de temporada.

Con esta tarta salada de queso ricotta y tomate puedes conseguir que hasta los menos aficionados a este fruto caigan rendidos a sus pies. ¿Apostamos?

Ingredientes

(Para 4 personas)

• 6 Láminas de masa filo
• 350 gr de Queso ricotta o requesón
• 1 Huevo
• 60 gr de Queso Parmesano rallado
• 1 Cdta de Escamas de pimentón
• 2 Dientes de ajo
• 8 -10 Ramas de tomillo fresco
• Sal
• 30 gr de Mantequilla
• 8 Tomates variados

Preparación:

En un recipiente hondo mezclamos el queso ricotta con el huevo, la mitad del queso Parmesano rallado (reservamos la otra mitad para la base), los dos dientes de ajo pelados y rallados, las hojas de ocho ramas de tomillo, las escamas de pimentón (puedes prescindir de ellas si no las encuentras) y sal al gusto. Removemos bien hasta obtener una pasta homogénea.

Preparamos la base de la tarta sobre una bandeja de horno untada con mantequilla o cubierta con papel vegetal. Colocamos la primera lámina de masa filo, pincelamos con mantequilla fundida por toda la superficie y espolvoreamos con un poco del queso Parmesano rallado que tenemos reservado. Colocamos una segunda lámina de masa, untamos con mantequilla y espolvoreamos con queso. Repetimos la operación hasta terminar con una lámina de masa filo.

Extendemos la pasta de queso por encima, sin llegar a los extremos. Cubrimos con los tomates laminados por toda la superficie, combinando colores, tipos y tamaños para aportar variedad: Cocemos en el horno, precalentado a 200º C, durante 20 minutos o hasta que la masa filo adquiera un todo dorado. Retiramos y espolvoreamos con las hojas del tomillo restante y un poco más de queso Parmesano rallado. Servimos inmediatamente.

Esta tarta salada de queso ricotta y tomate es una gran excusa para llamar a unos cuantos amigos y montar un picoteo de verano.
Es una de las mejores maneras que hay de disfrutar del tomate en plena temporada. Acompáñala de una ensalada de hojas verdes, otros bocados de picoteo y unas bebidas bien frescas.

Directo al Paladar

RA