Vida

¡Te sorprenderás con una deliciosa pasta de calabacín !

¡Te sorprenderás con una deliciosa pasta de calabacín !

El calbacín nos ofrece una excelente gama de posibilidades: Desde una crema hasta un postre que sorprenderá hasta los más ingeniosos y expertos cocineros. Hoy recurrimos a una variedad diferente: Espirales o espaquetis de calabacín con vinagreta de sésamo.

Vale la pena recordar que debemos hacer tiras largas de calabacín en casa al momento, aunque no nos quede la "pasta" tan perfecta. Ni falta que hace, el resultado sigue siendo delicioso, y de lo más ligero. En >Directo al paladar nos ofrecen los secretos de esta excelente y fácil preparación

Ingredientes

Para 1 persona
2 Calabacínes pequeños
2 Diente de ajo
15 ml Aceite de oliva virgen extra (y un poco más para cocinar)
10 ml Mostaza de Dijon
5 ml Vinagre de manzana o Jerez
5 ml Zumo de limón
20 ml Tahini
Miel (opcional)
Queso Parmesano o similar, al gusto
Semillas de sésamo tostadas
Pimienta negra molida
Sal
Orégano seco o fresco al gusto

Cómo hacer espirales de calabacín con vinagreta de sésamo

Lavar y secar bien los calabacines. Sacar los tallarines usando un pelador con dientes, o simplemente los cortamos a lo largo con la parte más dura del calabacín. El centro del calabacín lo reservamos para usarlo para una crema o sopa.

Disponer en un colador, echar una buena pizca de sal y remover. Dejar que escurra un poco el agua durante unos 15 minutos. Mientras, preparar la salsa batiendo en un cuenco todos los ingredientes. Probar y ajustar las cantidades al gusto.

Laminar muy finos los ajos y dorarlos en una sartén con un poco de aceite de oliva, vigilando que no se quemen. Si usamos sésamo crudo, tostarlo también (1-2 cucharaditas). Escurrir bien el calabacín, pero con suavidad, y echar a la sartén.

Salpimentar y dar unas vueltas ligeras. Añadir una parte de la salsa vinagreta y saltear a fuego vivo durante unos 2-3 minuto, o un poco más si se prefiere una textura más tierna. Servir con el resto de la salsa, queso recién rallado y más sésamo.

Informe21/LJ